inicio | ¿quiénes somos? | productos biológicos | noticias | contacto

Los productos biológicos, también denominados ecológicos u orgánicos, son aquellos que provienen de la agricultura y/o ganadería ecológica. En la agricultura ecológica o biológica, no se admiten semillas transgénicas o modificadas genéticamente.

La principal ventaja de estos alimentos es que no presentan restos de plaguicidas, microorganismos patógenos, metales pesados o cualquier otro elemento que pueda comprometer y resultar perjudicial para nuestra salud.

Los cultivos ecológicos utilizan semillas de las zonas de producción, por lo que al estar acostumbradas a su medio, mantienen y conservan las mejores cualidades que el producto es capaz. El sabor y olor de los alimentos biológicos son mas intensos que en los industriales.

Los productos ecológicos tienen el equilibrio perfecto de nutrientes, agua y demás elementos (minerales, oligoelementos y vitaminas).

Vivimos en una época de "involución". Nuestras costumbres diarias contribuyen a la degradación paulatina, y excesivamente acelerada, de la Naturaleza. Nuestra sociedad se ve inmersa en un halo de conumismo y despilfarro de exageradas proporciones: "Usar y Tirar" es el lema mas extendido.

Pero nuestro planeta no entiende estos principios. El Ecosistema que nos rodea no tiene capacidad para asimilar toda la basura generada. No existen contenedores milagrosos que tengan la propiedad mágica de hacer desaparecer los desperdicios generados. Al final todo va a parar al aire, la tierra o al agua.

Deberíamos ser capaces de concienciarnos. Las Administraciones Públicas deberían tomar parte en el asunto de una manera mas comprometida y educar a la población sobre la reducción, reutilización y reciclado de todo tipo de resíduo, ya sea industrial o doméstico. El usuario debería involucrarse en la preservación de su entorno. Cada uno de nosotros tenemos la capacidad de mantener un espacio limitado libre de esos productos y residuos que degradan nuestro medio. Es una lucha conjunta por un bien común.

Los recursos naturales son limitados. La creencia de que son inagotables quedó atrás. La realidad es mucho mas cruda. El crecimiento global, económico y demográfico, impone su ley advirtiéndonos que sus límites no están lejos. Debemos reflexionar sobre nuestra actual forma de vida para evitar todo esto en lo posible.

Son nuestros hábitos los que marcan estas pautas y por ello debemos orientarlos hacia el consumo responsable. A continuación mostramos alguna ideas prácticas para iniciar el camino hacia un cambio de hábitos que contribuya a crear y mantener una sociedad sostenible fundada en el respeto a la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia y la solidaridad.

Consideraciones generales

- No comprar nada que no se necesite verdaderamente.
- Ser crítico con la publicidad. Rechazar las ofertas que inducen al consumo de cosas innecesarias.
- Tener presente el ciclo de vida de todos los productos que compramos. ¿De dónde vienen? ¿Cómo han sido producidos? ¿Quién los ha producido? ¿Cómo y en qué condiciones han sido transportados? ¿Cómo han sido comercializados? ¿Qué residuos producen?
- Pagar lo justo. El abaratamiento de muchos productos se consigue pagando sueldos de miseria y dañando el medio ambiente..

El Agua
- Sustituye el baño por la ducha rápida. Cierra los grifos para enjabonarte. La ducha consume poca agua y energía.
- Cierra el grifo al cepillarte los dientes, afeitarte, fregar los platos...
- Arregla los grifos que gotean (1 gota por segundo son 30 litros por día)
- Escoge electrodomésticos que ahorren agua. Hay lavadoras y lavavajillas que permiten lavados con media carga de agua.
- No tires residuos tóxicos (aceites, disolventes, pinturas, líquidos corrosivos...) a los desagües.
- Utiliza detergentes biodegradables.
- No tires tampones, protege slip, preservativos, cigarros, etc. al WC.
- Utiliza dispositivos de ahorro de agua para grifos, cisternas, etc.
Energía eléctrica
- Apaga las luces innecesarias. Cada vez que salgas de una habitación apaga la luz.
- Utiliza bombillas de bajo consumo, podrás ahorrar hasta un 75% del consumo e impedir que media tonelada de dióxido de carbono llegue a la atmósfera (es lo que emite una bombilla incandescente durante su vida útil).
- Evita las bombillas fluorescentes en las habitaciones donde la luz se enciende y apaga con fecuencia.
- Utiliza colores claro en las paredes y distribuye bien las luces en la casa.
Calefacción
- Aisla correctamente la vivienda. El doble acristalamiento, el sellado correcto de puertas y ventanas evitarán corrientes y fugas de calor.
- Instala un termostato en la calefacción, que regule la temperatura entre 18º y 20º, y un temporizador que ajuste el tiempo máximo de funcionamiento diario de la calefacción.
- En verano, las persianas bajadas y las corrientes de aire pueden refrescar el ambiente sin necesidad del uso del aire acondicionado.
- Los sitemas de calefacción más efectivos y limpios son: solar, biogás, leña, gas natural, gas propano, butano o ciudad.
- La energía solar puede abastecer las necesidades de agua caliente y calefacción de una vivienda.
- La revisión y limpieza periódica de los sistemas de calefacción es muy importante de cara al ahorro de energía.
- Se pueden requerir a las administraciones ayudas para cambiar equipos de calefacción antiguos y contaminantes por otros que empleen energías renovables.
Electrodomésticos
- No enciendas aparatos eléctricos si no los necesitas.
- Considera el tamaño adecuado de tu frigorífico y adquiere el que más se adapte a tus necesidades.
-Al utilizar la lavadora hazlo con programas de lavado en frío y deja el agua caliente sólo para ropa excepcionalmente sucia.
- Existen en el mercado electrodomésticos que limitan el consumo de energía.
- No dupliques innecesariamente los electrodoméstcios existentes en la casa (televisores, por ejemplo).
- Arregla las averías de los electrodomésticos aunque digan que cuesta lo mismo que comprar uno nuevo.
- Evita los aparatos de un sólo uso (cámaras fotográficas, por ejemplo) o de poca duración.
Cocina
- Utiliza fuegos adecuados a los recipientes que se vayan a utilizar. Los fuegos grandes dejan escapar el calor por los bordes del recipiente cuando éste es más pequeño.
- Es conveniente tapar las ollas cuando se este cocinando.
- Utiliza la olla exprés: consume menos energía que las ollas normales.
- Bajar los fuegos cuando el agua o la comida comienza a hervir.
- Evita encender hornos grandes para poca comida.
Alimentación

- Plantéate la procedencia de los alimentos que consumes y las formas de producción de las granjas industriales.
- Compra productos generados en el propio entorno local, ya que son más frescos, y requieren menos envoltorios que los alimentos importados de lugares lejanos.
- Consume alimentos ecológicos y no los procedentes de terrenos donde se usen plaguicidas e insumos químicos.
- Exige en tu tienda habitual que las etiquetas reflejen la procedencia del producto y si ha sido elaborado sin plaguicidas o productos químicos.
- Reduce el consumo de "superenvasados" o alimentos muy elaborados: tiene mas conservantes y aditivos. Como alternativa opta por productos frescos y que requieran menor proceso industrial.
- Consume preferentemente frutas y verduras de temporada.
- Escoge productos más naturales: es mejor una leche "normal" que leches enriquecidas con calcio, vitaminas, etc.
- Evita el consumo de carne en exceso. Una o dos veces a la semana es suficiente.
- No consumas "pezqueñines".
- Si consumes productos de otros países (café, te, chocolate, etc.) pide que sean de "comercio justo".
- Haz conservas caseras elaboradas correctamente.
- No guardes en el frigorífico cosas muy calientes, ni tampoco alimentos que no precisen conservación en frío.
- Usa recipientes reutilizables como fiambreras, cazuelas, etc. Evita el uso del papel de aluminio para conservar alimentos.
- Lee detenidamente el etiquetado de los alimentos que compras. Evita los que contienen maiz y soja modificados genéticamente (transgénicos).

Transporte
- Dentro de lo posible, trata de realizar siempre tus desplazamientos a pie. Harás ejercicio y contribuirás a frenar la contaminación atmosférica.
- Utiliza los transportes públicos. Es la mejor forma para descongestionar el tráfico de la ciudad y hacerlas más habitable.
- Exige mejores transportes públicos a precios más populares o gratuitos, con más unidades, servicios diurnos y nocturnos, silenciosos y no contaminantes.
- Respeta siempre el límite de velocidad. No aparques en zonas peatonales. Evita el uso abusivo del claxon.
- Evita en lo posible la contaminación acústica exigiendo la disminución del ruido que producen algunos coches y motos.
Residuos
- Las bolsas de plástico representan un grave problema ya que no se reciclan. Evítalas y utiliza el carro, la cesta o bolsas de tela o papel para las compras.
- Las bandejas de poliestireno expandido que nos sirven en los supermercados no son recuperables, ni se reciclan actualmente. Rechaza los productos sobreempaquetados y elige siempre que puedas productos a granel. Es más sano y más barato.
- Siempre que puedas elige vidrio retornable y evita el tetrabrick, que al estar formado por plástico, papel y aluminio prensado no puede reciclarse facilmente. También debes evitar las latas de aluminio por el alto coste energético necesario para su producción.
- Reutiliza los cascos y botellas de vidrio y, en todo caso, no los tires a la basura, sino al contenedor de vidrio más próximo.
- Los envases de PVC y PET producen sustancias que pueden resultar cancerígenas. Evítalos y elige siempre que puedas el vidrio retornable.
- Utiliza papel reciclado y sin blanquear. Pídelo en la papelería y fotocopiadora.
- Ten cuidado con las impresoras, verdaderos monstruos devoradores de papel.
- Reutiliza las cajas de cartón varias veces antes de tirarlas al contenedor de papel.
- Aprovecha para esccrbir en sucio los folios que aún tienen una cara sin usar.
- No tires los papeles y cartones a la basura. Pon una caja en algún lugar de la casa y deposítalo después en el contenedor de papel más cercano.
- Normalmente utilizamos lavavajillas, limpiacristales, amboentadores, desatascadores, detergentes y lejías, etc. En muchos casos se pueden sustituir por jabones ecológicos o neutros. El vinagre y el limón siguen siendo unos de los mejores abrillantadores y limpiagrasas conocidos.
- El aceite alimentario usado contamina el agua si se vierte al desagüe. Si no quieres hacer uso de él tíralo a la basura en envases bien cerrados o infómate sobre algunas asociaciones que lo recogen. Recuerda que con el aceite usado puedes hacer tu propio jabón.
- Evita el conumo de pilas. Son una gran fuente de contaminación Si no puedes evitarlo utiliza pilas recargables y nunca las tires en ningún lugar que no sean los puntos de recogida de estos elementos.

 

 


Dirección General de Política Regional (Comisión Europea)
Dirección General de Fondos Comunitarios (Ministerio de Economía y Hacienda


inicio | ¿quiénes somos? | productos biológicos | noticias | contacto
condiciones de pedidos | condiciones generales y aviso legal | política de privacidad

BIOSELECCION, S.L.
Distribución de Productos Biológicos y Naturales
CIF: B-15676943
Pol. POCOMACO, Parc. C-1, Nave 5-A
15190 - A Coruña
Tel. 981242435
Fax. 881924134
gestion@bioseleccion.com